Respuesta al GRESB: novedades 2021 & buenas prácticas

Respuesta al GRESB: novedades 2021 & buenas prácticas

Frente a la creciente sensibilización de las distintas partes interesadas en relación al incremento de valor del rendimiento extra-financiero por parte de los inversores así como al nacimiento de nuevas normativas medioambientales como el Decreto terciario en Francia, el Dutch Building Decree en los Países Bajos o también la ley de desmantelamiento de las calderas en Alemania, el sector inmobiliario ve emerger nuevos desafíos medioambientales. De hecho, desde hace un tiempo resulta indispensable integrar totalmente los criterios ESG (ambientales, sociales y de dirección) a tu estrategia empresarial global. Afortunadamente, existen herramientas para ayudarte a fijar tu estrategia ESG y a medir tu rendimiento extra-financiero. A día de hoy, os mostramos un panorama general del GRESB (Global Real Estate Sustainability Benchmark), un sistema de calificación que permite hacer un seguimiento de la evolución de tu rendimiento ESG y compararte con otra gente en tu misma situación. ¿Qué es el GRESB? ¿Cómo se puede participar? ¿Cómo maximizar tu nota? ¡Te respondemos a todas tus preguntas!

¿Qué es el GRESB?

El GRESB es una organización europea privada creada en 2009 con el objetivo de asegurar los activos inmobiliarios sostenibles. Para cumplir con su objetivo, el GRESB propone cada año una evaluación del rendimiento extra-financiero de las empresas de gestión de activos participantes así como la posibilidad de compararse con otros iguales a través de un sistema de benchmark. A los actores participantes se les atribuye una nota así como un número de estrellas sobre 5 con el fin de facilitar la comunicación con inversores y garantizar un nivel de transparencia adecuado en el mercado.

¿Cómo participar en el GRESB?

Históricamente, el GRESB proporciona dos formularios que se deberán cumplimentar:

  • La parte de Gestión, que analiza la capacidad de gestión de los riesgos, la capacidad de implicar a las partes interesadas o también la estrategia empresarial integrando sus objetivos ESG.
  • La parte de Rendimiento, que se apoya en evidencias concretas, como el consumo energético de los edificios en las partes comunes o en las privadas, o también las certificaciones de los diferentes edificios.

¿Cuáles eran las novedades del GRESB en 2020?

Como recordatorio, en 2020, los criterios de calificación del GRESB evolucionaron centrándose más en la parte Rendimiento –  y más concretamente en la parte “Medidas” teniendo en cuenta los indicadores cuantitativos – con vistas a garantizar un impacto concreto procedente de las estrategias ESG implantadas.

¿Lo sabías?

Desde 2020, el 70% de la nota GRESB depende de la parte Rendimiento mientras que sólo el 30% tiene que ver con la parte de Gestión.

Otro cambio importante en 2020 afectaba al campo de respuesta. Con vistas a garantizar un nivel de precisión superior y facilitar el seguimiento de la evolución del rendimiento ESG, el GRESB decidió pasar a un nivel de granularidad más fino obligando así a los actores a someter a algunos de sus datos de Rendimiento a escala del activo y no a escala del fondo contrariamente a lo que se venía haciendo en los años anteriores. Este cambio de campo de respuesta constituye un verdadero desafío para el encuestado: recogida de más datos, un nivel de granularidad más fino y una fiabilidad de los datos más compleja.

¿Lo sabías?

Para facilitar tu respuesta al GRESB y maximizar tus opciones de éxito, tienes la posibilidad de estar acompañado por otra persona cualificada. De esta manera, podrá acompañarte en la recogida de los datos mejorando su completitud así como la fiabilidad de tus datos y aconsejarte en las respuestas y pruebas que debas aportar a las distintas preguntas.

¿Cuáles son las novedades del GRESB en 2021?

Aunque 2020 haya estado marcado por importantes cambios, el lema de 2021 es la “estabilidad”. De hecho, en 2021, el GRESB ha buscado estabilizar su evaluación con vistas a facilitar la comparación del rendimiento ESG de los activos de un año a otro. Este año, y al igual que en 2020, la categoría “Rendimiento” resulta igualmente clave.

 ¿Cuáles son las buenas prácticas que se deben adoptar para facilitar la gestión de tu proyecto GRESB?


La optimización de los procesos así como una buena gestión del proyecto permiten maximizar tus opciones de obtener una buena nota GRESB. He aquí las buenas prácticas que deberás seguir para facilitar tu respuesta:

  • Favorecer la colaboración interna sensibilizando a los empleados desde el principio del proyecto: el compromiso de tus partes implicadas es primordial para llevar a cabo la respuesta al GRESB.
  • Facilitar la recogida de los datos con ayuda de un único formulario : centralizando tanto la parte de Rendimiento como la de Gestión en una única plataforma, pondrás los datos a disposición del conjunto de tus partes implicadas y facilitas así su contribución;
    Organiza reuniones de seguimiento regulares con objetivos concretos definidos previamente mediante interlocutores y recursos especialmente atribuidos a esto: se aconseja establecer puntos bimensuales con vistas a seguir el progreso de la recogida de datos y garantizar una buena coordinación de las distintas partes.
  • Apúntate a un proceso de mejora continua anticipando de ahora en adelante tu próxima participación diseñando planes de acción a corto y a largo plazo.

¿Cuáles son las buenas prácticas que se deben adoptar para maximizar tu nota GRESB?

Además de mejorar tu procedimiento de respuesta, es necesario proporcionarte los medios para maximizar tu nota GRESB. Con vistas a ello, aquí tienes nuestros consejos:

  • No pases por alto las respuestas de las preguntas cualitativas: aporta respuestas lo más completas y detalladas posible.
  • Apuesta por las certificaciones medioambientales: la nota del GRESB evalúa las iniciativas que representan evidencias concretas de tu rendimiento ESG
  • Mejora el servicio a los inquilinos : organiza encuestas de satisfacción, propone alquileres verdes, etc.
  • Justifica todas tus respuestas con pruebas adaptadas y formalizadas recordando sistemáticamente el contexto de tu respuesta, explicando sobre qué se aplica la prueba e informando correctamente sobre tus fuentes.
¿Lo sabías?

El GRESB decidió atribuir puntos para valorar la completitud de la información recogida: etiquetas de certificación de los edificios, datos ligados a los residuos, al agua, a la electricidad, etc. De hecho, el simple conocimiento de tu patrimonio puede permitirte obtener puntos valiosos en la calificación. Por tanto, ¡no descuides la redacción de tus respuestas ni su justificación mediante pruebas tangibles!

Lo habrás entendido, el GRESB es el centro de tu estrategia ESG. Descarga el soporte de nuestro último webinario: comprende los desafíos actuales del GRESB y descubre nuestra metodología de respuesta pragmática en 3 etapas para maximizar tu nota.